Escoger material de embalaje para exportación no es una tarea sencilla

Embalaje de exportación: ¿qué se debe tener en cuenta?

Las empresas que se dedican a la exportación internacional de cualquier producto, deben tener en cuenta una serie de factores para escoger el material de embalaje. Un pequeño error o decisión incorrecta y es muy probable que la carga no llegue a su destino en perfectas condiciones. En este sentido, realizar la elección adecuada en cuanto al material de embalaje, juega un papel crucial y CMB quiere ayudarle en todo lo que pueda. Es importante destacar que debe cumplir algunos requisitos de resistencia o durabilidad, al mismo tiempo que tiene que adaptarse a las legislaciones y normativas de los países por dónde vayan a transitar los productos que contenga.

Garantías que debe asegurar el embalaje para exportación

 

Todo material de embalaje para exportación debe cumplir unos criterios muy claros de contención, practicidad y compatibilidad. Escoger la capacidad justa es de vital importancia para que todos los productos estén bien distribuidos, asegurando el transporte y que llegarán a su destino sin sufrir ningún contratiempo.

Por otro lado, el embalaje de exportación tiene que permitir que se trabaje con la carga de un modo sencillo y práctico, tanto la empresa exportadora como los transportistas encargados de manipularla y manejarla durante todo el viaje.

¿Qué preguntas debería hacerse antes de elegir un material de embalaje de exportación?

  • ¿Qué tipo de producto vamos a transportar?
  • ¿Por qué tipo de medios de transporte van a pasar dichos productos?
  • ¿A qué país tenemos que enviar los productos?

Contestar correctamente a esas tres preguntas es de vital importancia para asegurar el éxito durante todas las etapas de la exportación.

Existen un sinfín de mercancías distintas, cada una de ellas con diferentes particularidades, que juegan un papel decisivo cuando llega el momento de escoger un embalaje concreto. No es lo mismo transportar líquidos que muebles o piezas de ropa. Por lo tanto, deberá decidirse siempre en función de la carga que tenga que transportar.

En segundo lugar, tenga claro que los vehículos por los que vaya a pasar la carga, en gran medida, también determinarán el embalaje utilizado. Por ejemplo, si los productos viajarán en un barco, deberá decantarse por un material que los proteja de la oxidación y la corrosión. Si van en un avión, entonces es mejor que se centre en materiales que protejan, pero sean ligeros, para optimizar el peso sin renunciar nunca a la seguridad de la carga.

Para terminar, el último factor determinante es la situación geográfica del país importador. Por ejemplo, si su carga va rumbo a una zona de condiciones climatológicas extremas, téngalo muy en cuenta con el embalaje para no sufrir contratiempos inesperados. Esté perfectamente informado y conozca la legislación vigente de los países por los que vaya a pasar su carga y, sobretodo, del país receptor de la misma.

Si necesita información o quiere que le asesoremos de una forma más personalizada, solo tiene que ponerse en contacto con el departamento comercial de CMB. ¡Le informaremos de todo sin ningún compromiso!